A la hora de realizar cambios en casa surgen muchas dudas sobre qué materiales emplear para ello. Una buena elección puede suponer un gran ahorro de dinero a largo plazo y además puede marcar la diferencia en cuanto a la comodidad de nuestro hogar.

Una decisión considerablemente relevante puede ser la del tipo de material escoger para el cambio de nuestras ventanas. Principalmente, los componentes más utilizados son los de las ventanas de PVC o el aluminio pero existen otros como la madera.

Tipos de materiales 

A continuación, pasaremos a analizar una por una los tipos de ventanas dependiendo de sus materiales, para así identificar las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas.

Ventanas de aluminio

Las ventanas de aluminio son las más comunes a la hora de la construcción de una casa. Esto se debe a su bajo precio, aunque es conveniente resaltar que existen distintos tipos de aluminio y que hay algunos cuyo precio es más elevado. 

Por otro lado, el aluminio es un material realmente resistente y que no requiere de cuidados específicos como podría ser la madera. 

Sin embargo, la gran desventaja que supone la elección de este material es que no aísla demasiado del sonido, lo que puede ser bastante negativo en viviendas ubicadas en grandes ciudades.

Ventanas de PVC

Este tipo de ventanas se ha ido expandiendo notablemente en los hogares en los últimos años. Su mejor atributo es el aislamiento que es tanto térmico como acústico. Las ventanas de este material ayudan a mantener la temperatura de la habitación de manera óptima lo que a la larga puede suponer un gran ahorro en calefacción y uso de aire acondicionado. 

El precio de este tipo de ventanas es levemente mayor a las de aluminio y su durabilidad suele ser inferior.

Ventanas de madera 

Las ventanas de madera suelen ser la opción menos elegida para los consumidores. Esto se debe a varios factores. En primer lugar, el precio de estas suele ser bastante más elevado que el de los tipos anteriores y varía bastante dependiendo del tipo de madera.

Por otro lado, la madera requiere ciertos cuidados que hay que realizar con el paso del tiempo como el abrillantamiento, ya que es un material que envejece con más rapidez. 

Por último, es importante resaltar que en cuestión de estética sigue siendo la alternativa favorita de los usuarios.

Ventanas Mixtas 

Este tipo de ventanas es el gran desconocido por los consumidores. Las ventanas mixtas combinan dos de los materiales anteriores para intentar conseguir una ventana con una duración alta, que no requiera de cuidados especiales y que ofrezca un gran aislamiento tanto térmico como acústico. La gran desventaja que supone la compra de este tipo de producto es el precio ya que suele ser más alto al combinar materiales. Hay distintos tipos de ventanas mixtas, ya que se pueden combinar el PVC y la madera, el aluminio y la madera o el PVC y el aluminio.

El funcionamiento de estas suele ser el fabricado del revestimiento exterior con uno de los materiales mientras que interiormente se emplea otro. Esto supone la combinación de las ventajas de cada tipo de ventanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *